LO QUE EL FUEGO SE LLEVÓ...

Magnitud del incendio dos días después (22 de septiembre de 2018 20:15 hs)
vista desde 14 km del lugar.

Si bien aún no está la cifra exacta, se estima que en total las recientes llamas afectaron unas 1.500 hectáreas, convirtiéndose en el tercer incendio de mayor magnitud de los últimos 17 años; y sólo superados por el del 31 de enero del 2003 (15.000 hectáreas y que trascendió los límites del cerro propiamente dicho) y el del 24 de octubre de ese mismo año (2.500 hectáreas y que se propagó a lo largo de la ruta 13 también).
(Diario LOS ANDES 23 de septiembre de 2018).

MÁS DE  1.500 HA, DESTRUIDAS POR EL FUEGO.


En tan sólo tres días, se incendiaron más de 1.500 hectáreas de flora y fauna autóctona, trabajo al que la naturaleza, le destinó muchísimos años...

Nuestros cerros ardiendo...
Quizás quien no tiene la suerte de transitar estos bellos rincones de nuestra geografía, no alcanza a dimensionar el impacto ecológico y visual, que se le ha ocasionado al ecosistema vecino de nuestros hogares.


Avión hidrante "Trush Aircraft, S2R-H80 (510G)", operando sobre zona de desastre.
(imagen de diariosanrafael.com.ar)


NUESTRA CALIDAD DE VIDA, ESTÁ ESTRECHAMENTE LIGADA A LOS ECOSISTEMAS


Senderismo con llovizna, bordeando el Cerro Arco.

Los mas afectados son los cerros Arco, Santo Tomás de Aquino y Gateado, en ese orden.

Cerro Arco, desde la quebrada del Casa de Piedra.
(senderismo nocturno)
La vegetación que recubre las laderas de esos cerros, actúa como una barrera que frena el avance del agua y la erosión del suelo, durante las grandes tormentas, que afectan a nuestra ciudad en verano.

Camino al Co Gateado.
Muchas veces durante las marchas levantamos trozos de botellas de vidrio, abandonados en los senderos: todo suma.

No se debe desconocer, que los mismos actúan como lentes de aumento y en ocasiones, con determinada incidencia de la luz solar, ocasionan incendios.

Filo desde el Sto. Tomás de Aquino al Co Arco (al fondo).

Avión hidrante Trush Aircraft, S2R-H80 (510G), turbohélice,
llegando para aprovisionarse de agua
a la sequía le sumamos las características resinosas y aceitosas de algunas plantas, bolsas y botellas plásticas abandonadas, se genera un ambiente altamente combustible, que ante la menor chispa o imprudencia, genera este tipo de desastre: todo suma.

Helicóptero LAMA SA.315 B
( trasladando bomberos al Co. Gateado)
A la la vegetación propia de monte (algarrobos, chañares y jarillas), les llevará más de 35 años recuperarse.

Dicho proceso dependerá en gran parte de las semillas que se hayan salvado del fuego y porcentaje del daño que haya sufrido cada planta. 

A la fauna le demandará mucho más tiempo, por la perdida y destrucción del hábitat y la falta de alimento; sin contar que los animales que se pudieron salvar, emigraron a otro ecosistemas, que verán en peligro su delicado equilibrio, por la llegada de estos nuevos residentes.



En pocas palabras, los que pasamos al barrera de los 60 años, no tendremos la suerte de verlo nuevamente en el total esplendor, que revestía hace tan sólo una semana.

Este incendio que en el cuarto día aún no puede ser sofocado, demanda el trabajo de más de 400 personas, dos aviones hidrantes, dos helicópteros y un importante desembolso económico.

Irónicamente se inició el día, que destinamos al festejo de la llegada de la primavera. 


Lo iniciaron quienes por  irresponsabilidad, no apagaron totalmente, el fuego de un Asado del Día del Estudiante.


                                                 




HUELLAS CUYANAS

Me gustaría conocer tu opinión:

2 comentarios:

  1. Excelente crónica , me hace pensar tu refleccion de que muchos no vamos a volver a ver estos hermosos cerros en todo su esplendor nuevamente.....no se los años que llevara que se recompongan estos sitios,un verdadero crimen.
    Creo también que cuando hay festejos masivos y tan puntuales se tendría que activar un protocolo de vigilancia y control por parte de los Guardaparques, la secretaria de Medio Ambiente o quien corresponda,esto no puede volver a suceder.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Graciela, gracias por la visita al blog y por el comentario.

      Creo que este desastre ecológico nos lleva a replantear lo sucedido y como sociedad, adoptar una nueva postura desde la seguridad y la educación.

      Aún no se ha determinado si el incendio fue accidental o intencional. Es desesperanzador que exista la más mínima sospecha de "intención".

      El control de existir, debería estar a cargo del Ministerio de Seguridad y la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial.

      Pero la educación es lo primero, si no respetamos indicaciones, barreras y carecemos de sentido común, van a seguir sucediendo hechos tan lamentables como este.

      Me despido con un abrazo y siempre bienvenida: Enri

      Eliminar

¡Gracias por tu visita!,

Copyright © 2015 Huellas Cuyanas