EL ÑANDÚ, Leyendas Mendocinas.

Surí (quechua) o hullu (huarpe), en los petroglifos del Cerro Tunduqueral - Uspallata

CUYUM, Tierra De Arenales.



Tierra de arenales, tal es el nombre que le dieron nuestros originarios, a una región situada en el centro oeste de la República Argentina.

En ella se asentaba el pueblo huarpe, que poblaba las margenes de ríos y lagunas, y hablaba el Millcayac, Allentiac o Huarpe Puntano, según se encontraran en Mendoza, San Juan o San Luis.

En los últimos años del (1)Tawantinsuyo, los huarpes fueron dominados por el (2)incario, adquiriendo conocimientos del idioma quechua y formando parte del sistema tributario inca.

Tal situación facilitó la labor de los conquistadores españoles, cuando llegaron al Valle de Huantata (Valle de guanacos) , al encontrar una población, que lejos de consagrarse a la guerra, había adoptado un modo de vida sendentario, dedicado a labores agropastoriles.

Del lado oeste de la Cordillera de Los Andes, picunches, huiliches y pehuenches, tribus conocidas por su alto grado de belicosidad, lucharon contra incas y españoles sin ser sometidas. Los conquistadores los llamaron, araucanos.



Leyenda del ñandú

Adaptación Enrique Guerrero.

Los huarpes se habían dispersado por vastas franjas del árido Cuyum, prefiriendo hacer sus asentamientos, a diferencia de la antigua cultura Agrelo, sobre la margen norte del río de Cuyo (río Mendoza) y lagunas del norte mendocino.

Cerámica huarpe.
Los caciques que gobernaban estas tierras, llevaban una pacífica convivencia, por lo que lejos de dedicarse a la guerra, centraban sus actividades en los cultivos, recolección de frutos, caza y pesca.

Desde Unos arenales y algarrobales muy lejos, nombre que le daban a las Lagunas del Guanacache, llegaron noticias de que tribus belicosas venidas del norte, se estaban sumando a otras del oeste, con la intención de invadirlos.

Cuando el cacique quiso reaccionar, ya era demasiado tarde, se encontraban totalmente sitiados.

Ante el inminente ataque, dos jóvenes recientemente desposados, se ofrecieron de voluntarios para cruzar el cerco enemigo y pedirle ayuda a los aliados del este, en la comarca de Corocorto.

Pareja de jóvenes huarpes.
Esperaron pacientemente a que oscureciera, para dar inicio a la peligrosa travesía.

Salieron amparados por las primeras sombras de la noche, buscando atravesar aquellos campos donde los jarillales, algarrobos y chañares, los ocultaban con mayor eficacia, de la vista enemiga

Tras un día y medio de marcha, fueron sorprendidos por un pequeño grupo de guerreros, los que al verlos, salieron en su persecución. 


La pareja comenzó a correr siempre junta, esquivando boleadoras, flechas, lanzas y lazos, sin que nada pudiera detenerlos.

Las horas, la fatiga y el esfuerzo extremo, no hicieron mella en su determinación, muy por el contrario, en cada minuto que pasaba, una fuerza inspiradora los empujaba, alentándolos en la rauda marcha emprendida.

Casal de ñandúes, en el pedemonte mendocino.
De a poco y sin que lo advirtieran, sus piernas y brazos se fueron transformando y sus cuerpos comenzaron a cubrirse lentamente de plumas, hasta que finalmente perdieron la forma humana,  para convertirse en dos hermosas aves, que corrían velozmente.

Y así se escaparon y llegaron hasta la tribu aliada, la que tras recibir el pedido de auxilio, se organizó rápidamente y partió, rodeando a los invasores y obligándolos a que se retiren de sus tierras.

Cuentan además, que a partir de ese día el hullu (ñandú), comenzó  su vida en las Tierras de Arenales.





El ñandú


Debido a la similitud con el avestruz africano, a esta ave endémica de América del Sur, se la mal llama avestruz americano.

Ñandú petiso, cordillerano o andino.
Los pueblos originarios lo conocían con nombres, tales comohullu (huarpes), ñandú (guaraníes), sury (quechuas), mañik (mocoví y tobas), oóiu (tehuelches) y choike (mapuches).

Ellos los cazaban con (3) boleadoras choiqueras, para aprovechar: carne (consumo), cuero (elaborar morrales y tabaqueras), plumas (adornos),  grasa (para impermeabilizar los lazos que hacían con sus tendones) y huesos de las patas (puntas de flechas).

Al pichón que comienza la muda del plumón, lo llamaban charito y al joven por la torpeza, charabón.


Dichos y refranes criollos
del ñandú


La Pampa tiene el ombú, Mendoza tiene Los Andes, ¿qué tendrá el ñandú que pone huevos tan grandes? (relación del Pericón Nacional).

"Boleando" de Molina Campos - pintor y dibujante argentino.
témpera sobre papel , 35x53 cm (1957)
Buen año dijo el ñandú y no tenía más que un huevo (estar conforme con lo que se tiene).

Como suri contra el cerco (andar de mala suerte).

¡Cosa bárbara, correr como ñandú en burro! (dícese al que fantasea mucho).

¡Eha, sus y traga el ñandús! (alude a las personas que cuando comen, tragan sin masticar bien).

"En el jagüel" de Carlos Montefusco
pintor y dibujante argentino.
¡Qué sabe el ñandú del freno! ( al que habla más de lo debido).


Ñandú que escapó una vez, desde lejos echa a correr (se refiere al que aprende del error).


Desconfiado como ñandú tuerto (a las personas desconfiadas en extremo).



DECLARACIÓN DE MONUMENTO NATURAL PROVINCIAL
 A ESPECIES ANIMALES SILVESTRES
Ley 6599

LEY 6599 declara Monumento Natural Provincial a Especies Animales Silvestres.




Como siempre, me despido con un abrazo cordial y el deseo de que la vida, brinde buenos senderos para andar.


(1) Tawantisuyu: división territorial del Imperio Inca. Es un nombre compuesto por dos voces quechuas, tahua o tawa: grupo de cuatro elementos y suyo: región, área o nación.

(2) incario o incanato: estructura política, social y económica del Imperio Inca.

(3) boleadora choiquera o ñanducera: arma o instrumento de caza arrojadiza, creada por los aborígenes de la Patagonia y las Pampas. 
Consta de tres piedras pulidas de forma esférica, unidas por tientos o tiras de cuero de guanacocuero del cogote o tendón de la pata del ñandú. La boleadora choiquera posee piedras más pequeñas, que la de caza mayor (guanacos o caballos) y tientos más largos.




Otros temas que quizás te puedan interesar:

  
* Ley 6599 - Protección a Especies Silvestres.


Leyenda del Viento Zonda.


HUELLAS-CUYANAS

Hunuc Huar: leyenda huarpe.



HUELLAS-CUYANAS

Leyenda del Cerro Punta Negra.


HUELLAS-CUYANAS

Laguna de La Niña Encantada.


HUELLAS-CUYANAS

Chañares de la India Muerta.




HUELLAS CUYANAS

Me gustaría conocer tu opinión:

2 comentarios:

  1. Hola Enry que maravillosas tus historias sobre nuestra geografía. Me encanta leer tu página y cada uno de tus relatos. Abrazos: Norma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Norma, muchas gracias por la visita al blog y por el comentario.

      Me alegra saber que te sientes identificada con esto trocitos de historia, que voy pellizcando, de nuestro rico acervo cuyano.

      Saludos y siempre bienvenida: Enri

      Eliminar

¡Gracias por tu visita!,

Copyright © 2015 Huellas Cuyanas