Puesto CORRAL VIEJO - RP 52.

Puesto CORRAL VIEJO (Estancia de Canota), visto desde la RP 52.
Lat: 32°33'31.93"S
Long: 68°57'46.51"O



Puesto CORRAL VIEJO

(Estancia de Canota)

                                                     
                                                                                           Apuntes del camino: E.Guerrero.

La Ruta Provincial 52 que va a Villavicencio, era una clara invitación a abandonar ese estado somnoliento, al que no sin cierta nostalgia llamo, modorra de la siesta dominguera.

Nuevos caminos, nuevos cielos...

Coirones, jarillas, pichanillas y algarrobos secos.
Luego de estacionar
a un costado 
de la ruta, comenzamos
la marcha
atravesando
 el monte,
 en busca 
de un sendero
 que nunca 
apareció...


Callejón de ingreso al Puesto CORRAL VIEJO.
Tras andar unos 900 metros, nos cruzamos con un bello y solitario callejón.

La hierba crecía con una oportuna desprolijidad, bosquejando con sus trazos, la indeleble huella de la ausencia.

Puesto CORRAL VIEJO 
(Reserva Natural Villavicencio - LAS HERAS - MENDOZA)
Un cartel que se sujetaba a duras penas de un poste, prohibía el acceso a la propiedad. ¡Lamentablemente la advertencia, llegó cuando ya estábamos ahí!.

La casita pequeña y el corral, resucitaban con humildad el relato de un lejano pasado ganadero. 

El parralito del lado izquierdo, mucha (1)ruda hembra quizás para ahuyentar malos espíritus, conejitos silvestres en flor, coirones y los únicos árboles a la redonda, que albergaban a las aves del lugar; completaban ese pequeño oasis de vida.


¿Por qué estará abandonado el Puesto?...

Una tranquera vista desde uno de los dormitorios.
En los fondos,
una vertiente
regaba a la higuera
y a otras plantas,
que se deleitaban 
con el murmullo
del agua
de manantial;
encharcando
la sed
del inexistente 
patio.

Luego de hidratarnos y reacomodar la mochila, decidimos continuar la marcha saliendo por el callejoncito, que alguna vez llevó gente al puesto.

A lo lejos el relincho de unos guanacos y sobre el monte unos aguiluchos cazando, completaban el paisaje encantado del pedemonte mendocino.

Pto-Corral-Viejo
Guardaparques de Villavicencio.
Al llegar a una tranquera, vimos que dos personas nos aguardaban junto a una camioneta...

Los uniformes los hacía inconfundibles, eran los Guardaparques.

No habían estado observando con los prismáticos desde hacía rato.

Nos esperaban para advertirnos que estábamos invadiendo una PROPIEDAD PRIVADA, y para constatar, que no habíamos capturado fauna silvestre.

La RESERVA NATURAL VILLAVICENCIO es frecuentada por (2)tramperos, que destinan sus capturas al tráfico ilegal de fauna, motivo por el cuál es celosamente custodiada.


Luego de comentarles que ingresamos a la propiedad sin saber que estaba vedado el acceso y dar las explicaciones del caso, se fueron no sin antes darnos varias recomendaciones.

Mientras se marchaban para continuar con su difícil labor, pensaba que para que el tráfico clandestino de animales sea posible, tienen necesariamente que convivir dos partes: el traficante por un lado y el consumidor por el otro...

¡LA DECISIÓN DE NO PERTENECER A NINGUNO DE ESOS GRUPOS, ESTÁ EN NOSOTROS Y HACE LA DIFERENCIA!.

La salida de senderismo por la zona de Canota, finalizó a partir de ese instante, por razones obvias.

El cartel no se ve claramente desde la ruta.
Al irnos constatamos que al pasar por la ruta, no habíamos visto el callejón y el cartel que prohibía el acceso al Puesto, porque lo rodean malezas y arbustos de buen porte, y la pintura descolorida, lo camufla con el entorno.

Nos quedaron las bellas imágenes de esos parajes, anécdotas y largas reflexiones para el camino de regreso.

Mientras escribía este relato, con cierta alegría recordé una cueca sobre el (3)siete cuchillos, muy popular en la Mendoza de mi niñez.

Vuela que vuela el picahueso
 pica que pica el muy travieso
y de tanto repicar
ni se piensa enamorar.
(Aura)
Que dichoso el pajarito
picador y solterito.

                                                        Estribillo de: El Picahueso (cueca)



¡LO QUE NO DEBEMOS PERMITIR!

SIETE CUCHILLOS EN CAUTIVERIO...
¡ESPECIE AL BORDE DE LA EXTINCIÓN!



Me despido con el agradecimiento por la visita al Blog y un fuerte abrazo, deseando que la vida siempre brinde buenos senderos para andar.

   


(1) ruda hembra (ruta graveolens): es de hojas más pequeñas y de menor altura que la  ruda macho (ruta chalepensis).

(2) trampero: persona que pone trampas para cazar o capturar animales.

(3) siete cuchillos (Saltator aurantiirostris)ave característica del pedemonte mendocino, de plumaje vistoso que combina los colores negro, blanco, gris y anaranjado. Se la reconoce por el inconfundible y estridente canto.



Otros temas que quizás te puedan interesar:







HUELLAS CUYANAS

Me gustaría conocer tu opinión:

0 comentarios:

¡Gracias por tu visita!,

Copyright © 2015 Huellas Cuyanas